viernes, 2 de enero de 2015

Va a ser que SÍ

Me pidieron DETALLES, así tal cual, dejando claro que tenían interés por saber hasta el número de parpadeos de tus ojos o si tu cara se relajó al verme llegar, tarde pero llegar.
Posiblemente, con ese sexto sentido que poseemos las mujeres y cuyas funciones son todavía potencialmente inimaginables, mi subconsciente tendrá guardado todos esos DETALLES que yo resumí en un semiseco; que es como me gusta el Champagne; “no paramos de hablar”
4 palabras que muchos tacharían de mentira, trola, cuento, enredo o cualquier parecido a su realidad. Todos hemos sido así alguna vez y no dejamos de serlo hasta que no te encuentras a ti mismo sin callarte ni debajo del agua con cuerda de más. Y resulta, que . Sí, que se que no te lo vas a creer y es algo que hace mucho tiempo que no oías pero resulta que sí. 

Sí es cierto y posible desde el minuto 0 del encuentro; porque el -1 es en el que estabas en inicios de taquicardia sinusal, que vuestras palabras fluyan río abajo como Pocahontas. Claro que hubo silencios, pero no de esos que se apellidan Incómodos y tienen el poder de hacer que los segundos sean literalmente, minutos. Esos no fueron invitados, los que nos acompañaron son los que duran lo mismo que dos peces de hielo en un whisky on the Rocks. Son los que no hacen ruido porque el interés de conocer, de saber más… los tiene también intrigados. 


Sí es cierto que las miradas se aguantan y puedes hacer equilibrios para no caer a la profundidad de sus pupilas. Pero no pasa nada si caes y te pierdes, porque sí es cierto que hay personas que saben hacer que te encuentres. Trato de convencerte de que hay personas con las que no necesitas un café largo para estimularte por las mañanas porque te activan más que el Running, Fitness  o una masterclass de Spinning.


Sí es real que el número de temas de conversación puede ser igual a infinito, que puedes ir y venir de uno a otro pasando o no por el del día a día, con un intervalo de confianza del 95% y se rechaza por tanto la hipótesis del continuo, del continuo hablar sin decir nada. (Gracias a la Estadística por demostrar que sí eres aplicable a la vida)

Y no, no te cansas, ni tus pies de pisar la realidad, ni tu boca de hablar, ni tus ojos de mirar.


2 comentarios:

  1. ¡Cuanto detalle! Has cumplido el cometido, jaja. Por un 2015 con más personas "con las que no necesitas un café largo para estimularte por las mañanas", por aquellas que "saben hacer que te encuentres" y con las cuales podamos tener "infinitas" conversaciones.
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y ¡bienvenidos sean!

      Eliminar