miércoles, 19 de agosto de 2015

Cerrado por inventario

Una vez al año toca hacer balance. En algún momento hay que parar y mirar atrás, ya que como dijo un gran hombre a quien admiro, no puedes conectar los puntos mirando hacia delante. 
Hay quien hace el recuento a final de año, y otros, hacemos inventario en verano mirando de frente a Septiembre.

Tienes que recordarte hace justo 365 días.¿Has conseguido ya eso que tanto querías? Y si es así,  ¿lo sigues queriendo? Ya lo dijeron una vez: cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad.

A veces, lo que queremos es lo que necesitamos. Normalmente, lo que necesitamos es justo lo que no esperábamos.


Hacer inventario es comparar cómo estás ahora y cómo estabas exactamente hace un año. Consiste en hacer una lista con todas las cosas, personas y sueños con los que partías y mirar si se parece a la lista que te refleja ahora.
Una es la Lista de las expectativas y la otra es la Lista real. ¿Cuántas cosas tachas de la primera porque no están en la lista actual? Seguramente unas cuantas...Míralo por el otro lado, ¿cuántas cosas hay ahora que no habías planeado?

La que cuenta es la segunda, ahí es donde vemos quién sigue estando después de un año, quién esperábamos que estuviese y no ha estado, y quién nunca imaginamos que estaría.


Nombres y apellidos conectados a las distintas versiones que somos. Algunos sacan lo peor, otros lo mejor y otros simplemente sacan el máximo. De todo.

Se trata de bajar la guardia, colgar el cartel de cerrado y echar la llave.

Tomar nota de uno mismo, asomarte al almacén y rescatar tu lado brillante, siendo consciente de todo lo que te ha hecho perder brillo.

Así siempre serás tu mejor versión.



jueves, 6 de agosto de 2015

El día que dejemos de emocionarnos

¿Puedes recordar la felicidad que sentías saltando en la cama? Ese gran acto de rebeldía en contra de las reglas del hogar. ¿Qué riesgo mayor vale la pena correr?
El día que dejemos de emocionarnos no recordaremos lo que se siente al salirte del patrón y perder los buenos modales.
A ese par de caderas, después de 70 años encajando, les diremos que la edad sí importa para bailar un rock n roll. A ver quién se atreve a quitarles lo bailao.


Cuando ocurra, habremos olvidado las veces que lloramos de felicidad y moríamos de la risa.
Las estrellas dejarán de ser fugaces. Si vamos a mirar al cielo y creer que dar gracias no sirve de nada no necesitaremos la emoción de los deseos cumplidos.

Tampoco encontraremos un motivo para brindar. ¿Cuándo dejo de ser suficiente brindar por estar con quien más quieres? Será como abandonarnos en mar abierto y dejar de buscar el faro que nos guía.

Ese día oiremos muy bien porque ya no nos quedaremos sordos, no habrá gritos por un gol en el último minuto. Iremos ligeros, no llevaremos nada dentro. Ni siquiera la desesperación al buscar las cerillas que necesitas para encender lo que se ha apagado.

Las discusiones serán aburridas y no nos arrepentiremos de no ser capaz de decir lo que necesitas decir, sobre todo cuando debes decirlo.

Seguiremos creyendo que esto es pasajero. Ya sabes, la gente viene y va…
Y así, con dos puntos de más, esconderemos el final de la frase, mientras en tu cabeza resuena que la gente viene y va, pero las personas llegan para quedarse.


El día que dejemos de emocionarnos se me habrá quitado el miedo a Septiembre, igual que las ganas inmensas que tengo de que llegue. Más nos vale que éste día tarde en llegar, porque cuando lo haga ya no nos sorprenderemos a nosotros mismos mirando al futuro. El final del verano es eso, el comienzo de una nueva etapa.

Vía libre para quien ya se sienta identificado, que dicen que todo lo malo se pega.
 Y yo todavía me sigo emocionando.

A  P, C y A,  porque 200 m nunca serán demasiados.